La guerra de las galaxias suma una nueva batalla

Las conexiones de datos por vía satelital, desde hace por lo menos veinte años, sólo se usan en aquellos casos muy especiales donde no queda ninguna otra solución disponible (yacimientos aislados, buques en navegación, u otros casos específicos). Como regla general, los satélites habían caído mayormente en desuso para todo lo que significara transmisión de datos.

Sin embargo, avanza a pasos agigantados el desarrollo de satélites de alto rendimiento (HTS por su abreviatura en inglés de High Throughput Satellite), que multiplican por veinte o más el rendimiento total de un satélite geoestacionario convencional para la misma cantidad de espectro orbital asignado, reduciendo significativamente el costo por bit.

Para alcanzar esta nueva capacidad se usan modulaciones digitales más eficientes, una elevada reutilización de las frecuencias y la tecnología spot beam, que permite tener múltiples haces finamente apuntados, logrando “celdas de cobertura” que emulan a las redes de telefonía celular. Un arreglo de multiantenas (ESA – Electronically Steered Antennas) van activándose en diferentes secuencias, “barriendo” la zona de cobertura mientras se conmuta la frecuencia. Estas multiantenas son mucho más manejables pues no tienen partes móviles, una considerable diferencia con la anterior tecnología, que utilizaba un haz único que cubría uniformemente extensas zonas, incluso continentes enteros, y que debía apuntarse convenientemente.

A pesar de las complicaciones técnicas de la tecnología spot beam, su costo total es considerablemente menor, pasando de centenas de millones de dólares por gigabit/ segundo a fracción de una decena. A esto se agrega el hecho de que los satélites HTS solían operar en la banda Ka, pero ya a comienzos de 2017 se comenzaron a proyectar sistemas en la popular banda Ku, más accesible y con economía de escala que permite una amplia difusión.

ViaSat-1 y EchoStar XVII (también conocido como Jupiter-1) ofrecen más de 100 Gbit/s de capacidad, que es más de 100 veces la capacidad ofrecida por un satélite de banda Ku convencional. Cuando se lanzó en octubre de 2011 ViaSat-1 tenía más capacidad (140 Gbit/s) que el resto de satélites de comunicaciones comerciales de América del Norte juntos.

El satélite Amazonas-3, del operador español Hispamar, lanzado en el año 2013 por Arianespace como remplazo del Amazonas-1 (actualmente llamado Hispasat-55W-1) se ubica en la posición orbital geoestacionaria de 61º Oeste desde donde brinda servicios (en las bandas de frecuencia Ku, Ka y C) de acceso a Internet en la Provincia de Buenos Aires, encontrándose en proceso de expansión dentro de Argentina y otros países de Latinoamérica. Existen algunos cuestionamientos a la reciprocidad real con Brasil y a los términos del régimen de exclusividad y competencia vigente, pues el operador nacional ARSAT no dispone de las mismas condiciones para brindar servicios en Brasil (y menos en España).

Orbith, un proveedor mayorista de Internet satelital en banda Ka, comenzó a brindar servicios de conectividad a más de 150 escuelas en la provincia de Buenos Aires, según informó la compañía. (NdE: Puede encontrar más información de Orbith en la siguiente nota).

Los HTS se pueden utilizar para brindar acceso a Internet de calidad y precio comparables a sus competidores “terrestres” (DSL y DOCSIS como se ha dicho, junto con algunos WISP) aunque también apuntan a mercados gubernamentales y empresariales, por ejemplo celdas de TE celular en lugares aislados, cajeros automáticos en zonas turísticas (sólo durante la temporada alta) o similares. No hay que descartar la posibilidad de combinación de televisión directa al hogar (DTH) y acceso a Internet, todo por el mismo vínculo espacial.

Analistas en los Estados Unidos calculan que los HTS pueden llegar a transmitir hasta 1,34 Tbps hacia el 2020, potenciando enormemente el mercado.

 

Anuncios

Acerca de Anatinus

Argentino. Consultor en telecomunicaciones, electrónica naval, y seguridad laboral relacionada. Ingeniero en electrónica con amplia experiencia en comunicaciones alámbricas, inalámbricas y ópticas. Divulgador científico aficionado, entusiasta de los deportes náuticos, la aviación, el motociclismo, y la buena cocina casera.
Esta entrada fue publicada en América Latina, Argentina, comunicaciones, Enseñanza, Estados Unidos, infraestructura, Internet, Internet de las Cosas, Nuevos modelos de negocios, proveedores de servicios, satélites, Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s