20000 datos en viaje submarino

Microsoft está ensayando implementar centros de datos subacuáticos para enfriarlos en forma similar a los submarinos militares.

Hasta el 20% del gasto de energía de los centros de datos o “granjas de servidores”, se consume en la disipación de grandes cantidades de calor generadas por estos equipos informáticos. El “Proyecto Natick”, avalado por Microsoft, es un desarrollo en conjunto con Naval Group, una empresa de 400 años de antigüedad con sede en Francia, dedicada a la ingeniería, fabricación y mantenimiento de barcos y submarinos de grado militar, así como tecnologías de energía marina. La idea general es sencilla: utilizar el agua de mar para refrigerar una estructura hermética sumergida en el océano a unos 35 metros de profundidad, con hasta 12 bastidores de servidores instalados dentro. Teniendo en cuenta que más de la mitad de la población mundial vive a unos 200 kilómetros de la costa, un “datacenter costero” facilitaría una conectividad de red rápida y fluida, allanando el camino a las actividades impulsadas por tecnologías de información, inteligencia artificial, y demás, todo ello sin interferir con el paisaje y utilizando eventualmente energía eólica y mareomotriz para su funcionamiento autónomo.

Utilizar aproximadamente las dimensiones de un contenedor estándar, de los que se ven habitualmente en barcos, trenes y camiones, para facilitar el suministro y transporte fue clave en el desarrollo del prototipo. Este último se revisó y selló en Francia, luego se llevó en camiones a Escocia, transportándose finalmente por barco hasta el punto donde descansará en el fondo del mar. Alimentado por un cable eléctrico/ óptico, el conjunto de servidores trabaja en forma autónoma pero controlado remotamente por un equipo de ingenieros, tal como sucede hoy en día con datacenters convencionales. Al no necesitar oxígeno para su funcionamiento, el prototipo trabaja al vacío por lo que presentaría, en teoría, una menor tasa de fallas. Y mejor que así sea: es imposible reparar algo sin sacar todo el conjunto a la superficie.

Toda la experiencia adquirida en este proyecto, desde el primer tornillo hasta el recupero de la estructura sumergida al finalizar las pruebas, servirá para analizar y medir las posibilidades, dificultades y conveniencias de tener centros de datos “tapados por el agua”… literalmente hablando.

Anuncios

Acerca de Anatinus

Argentino. Consultor en telecomunicaciones, electrónica naval, y seguridad laboral relacionada. Ingeniero en electrónica con amplia experiencia en comunicaciones alámbricas, inalámbricas y ópticas. Divulgador científico aficionado, entusiasta de los deportes náuticos, la aviación, el motociclismo, y la buena cocina casera.
Esta entrada fue publicada en datacenters, energía, Hardware, infraestructurqa, ingeniería, nube, servers, Sin categoría, Telecomunicaciones y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s